2/20/2013

Apps y humanidades digitales: Gapminder


No caiga por favor en el error de olvidar las pruebas y las técnicas que le permiten poseer la abstracción y el cálculo(Latour, 2012)





Múltiples versiones del mundo

 En “Espíritu y naturaleza” (tal vez su obra más importante), Gregory Bateson articula un capitulo, el tercero para ser más precisos, en torno a una pregunta: ¿Qué agregado o incremento del saber se deriva de una combinación de información proveniente de dos fuentes? En la versión borrador del libro pensó en una sección más amplia que iba a llamarse “Dos descripciones son mejores que una”, y que finalmente fue desagregada en varias entre las que se encuentra el capítulo tres denominado “Múltiples versiones del mundo”.
Allí se convocan breves ejercicios de repetición/variación/modulación en torno a un mismo problema (como si la estructura de la sección remitiera también al tema a tratar) entre los cuales me interesa destacar uno en particular. Me refiero a “El caso de los lenguajes sinónimos”. En este se describe la doble demostración posible de un binomio, la que por un lado se obtiene por la vía algebraica y por otro la obtenida por la vía geométrica. Sin embargo álgebra y geometría no son la misma cosa, son dos lenguajes diferentes pero que pueden referirse a un mismo problema y clarificarlo cada una a su manera.
¿Qué es entonces lo que aprendemos del hecho de traducir una ecuación algebraica al lenguaje de la geometría?, se pregunta Bateson. Si bien al hacerlo en cierto modo no hemos agregado nada, no obstante “el descubrimiento (si es que lo es) de que los lenguajes del álgebra y la geometría son mutuamente traducibles es en sí mismo un esclarecimiento” (Bateson, 2006, pág. 88).
No se incrementa el volumen de data y sin embargo en la traducción emerge algo que nos enseña algo más sobre el fenómeno en cuestión y sobre los tipos de relaciones posibles entre ambos medios expresivos.

Bateson,  Latour y la traducción: el caso de los autores sinónimos

Seguimos el meollo batesoneano acerca del esclarecimiento que significa descubrir que dos lenguajes son traducibles entre sí, y nos encontramos con otra luminaria que también nos habla de la traducción,  Bruno Latour. Este incorpora dicho concepto al terreno de la epistemología y de la ciencia, más exactamente al del hacer científico. Para Latour no hay nada más oscurantista y modernizante (ver “Nunca fuimos modernos”) que inmacular a la ciencia de su realidad siempre hormigueante, política y experimental negando todos los rodeos que son necesarios para que cualquier descubrimiento, artefacto, etc. estabilice su existencia.
Cualquier programa de acción, incluidos los que llevan el adjetivo de científicos, se componen de múltiples rodeos. Se acabó la sonata que cantaba las virtudes de la recta episteme silenciando las curvas de la metis que hacen que esta pueda ir derecho. A ese concierto de rodeos de los que se compone la acción él lo llama traducción. Mejor dicho, la cantidad de rodeos dan la medida de la traducción y ésta siempre implica una transformación… como en el caso del álgebra y la geometría.
Al igual que en el ejemplo de Bateson aquí también damos con una especie de epifanía esclarecedora al traducir el concepto de traducción de un autor a otro. Lo que en uno jugaba al nivel de los lenguajes en el otro lo hace en el terreno de la acción, en ambos nos hablan de una especie de fulguración, de chispazo. El mismo chispazo que presentimos al juntarlos, lo que para uno es esclarecimiento para el otro es transformación y enrolamiento.     

Hans Rosling y Gapminder, un TED fulgurante

 Hans Rosling es un profesor de salud internacional de origen sueco que tiene varias charlas TED en su haber en las que siempre aparece asociado para su desarrollo a Gapminder, un software de visualización de datos a nivel mundial. Varias son muy buenas (les recomiendo esta) aunque el adjetivo de fulgurante no está directamente ligado a la calidad de la conferencia desde el punto de vista de la exposición y puesta en escena. Más bien el adjetivo viene a cuento de dos situaciones diferentes que habitan juntas en sus charlas.
Por un lado, encontramos el sentido latouriano de fulguración, ligado a las ideas de traducción/transformación/rodeos, el cual se hace patente a partir del despliegue que Rosling lleva a cabo en sus conferencias. Basta prestarle un poco de atención para encontrar desenmarañada toda una trama de agentes heterogéneos convocados en un mismo programa de acción: pueblos africanos, Google, su hijo, bicicletas, los ejes cartesianos, el tiempo lineal, la computadora, las bases de datos, un puntero, software y más. Constantemente lo vemos empeñado en hacer visible gran parte de los rodeos que fueron y son necesarios para que él pueda decir lo que dice y cómo lo dice. El metamensaje (latouriano), el chispazo, es que la acción es siempre acción de un colectivo, de una red de humanos y no humanos.

En paralelo encontramos otra situación que le da al adjetivo fulgurante un sentido que bautizamos como batesoniano donde lo que queremos señalar es el encuentro y constante reenvío entre, al menos, dos modos expresivos. El verbal (y gestual) de Rosling y el visual e interactivo de Gapminder.
Como Foucault en su lectura de Las meninas de Velázquez, Rosling (algunos líricos talvez se ofendan con la comparación) practica una hermenéutica de un inmenso set de datos y al igual que el autor de Las palabras y las cosas lo hace con el cuadro, este profesor de salud internacional sueco dirige nuestra mirada y reflexión en direcciones insospechadas. Lo que dicen Hans y Gapminder no lo dicen ni Hans ni Gapminder de manera independiente (esto vale también para Foucault). Aunque ambos hablan de “lo mismo”, como en el caso de la demostración del binomio, en el cruce se da un chispazo muy elocuente… un TED fulgurante.

Gapminder, es la interfaz… los datos y los usuarios

Ya hablamos del humano y sus rodeos ahora es el turno de lo que puede este software.
El soft ofrece una versión para escritorio y otra que corre en línea (que no tiene mucho que envidiarle a la primera). Como en toda buena interfaz para los tiempos de barbarie que corren (Baricco, 2008) la puerta de entrada es sencilla donde se nos permite manipular la información desagregándola en múltiples capas.
Para empezar a usarlo basta con comprender que se trata de un gráfico de burbujas el cual se monta sobre dos ejes cartesianos los cuales pueden representar el mismo o diferentes set de datos y que se prestan a movimientos a medida que la línea de tiempo (anual) avanza (o retrocede).
La base de datos con la que dispone es enorme donde cada fuente está minuciosamente catalogada según categoría y subcategorías. Para seleccionarlas hay que clickear en el eje horizontal o vertical (ahí también se puede elegir entre una escala lineal o logarítmica para el  eje) y navegar una estructura arborescente hasta que dar con el set de datos a la medida de nuestras inquietudes. El resto dejamos que lo exploren en la imagen y el video que les compartimos mas abajo.


   




Claro que no basta con conocer la interfaz que sin dudas es indispensable, de lo que se trata es de saber hacer buenas preguntas apelando a los set de datos (y sus combinaciones) que puedan responderlas, o al menos darnos buenos indicios para tejer respuestas en la dirección que elegida.
A modo de ejemplo y ejercicio recomiendo explorar los gráficos que surgen de los datos sobre usuarios totales de internet por pais y usuarios de internet cada 100 personas. Presten atención a China en uno y otro caso y reflexionen sobre el porqué de las diferencias.

Por último me gustaría subrayar, siguiendo con la reflexión que nos trajo hasta acá, que  Gapminder no es solo una técnica de inscripción novedosa y un artefacto interactivo a partir de la cual Rosling trató de mostrarnos lo que ya sabía antes de forjarla, es más bien una tecnología intelectual muy potente con la que logramos hacer cosas que no podríamos lograr sin su incorporación (y viceversa). Pero también es algo más, un dispositivo interactivo que cuenta con una inmensa base de datos y una interfaz a la que se accede fácilmente y que también se puede llevar con la práctica a un uso “nivel experto”. Todo esto sumado a su liberación a la mente de la web para que los usuarios nos la reapropiemos y reinventemos con el uso hacen un mix explosivo.
Otra poderosa herramienta para las humanidades digitales… ahora hagamos nuestra parte.

Bibliografía

Baricco, A. (2008). Los bárbaros. Ensayo sobre la mutación. Barcelona: Anagrama.
Bateson, G. (2006). Espíritu y naturaleza. Buenos Aires: Amorrortu.
Latour, B. (2012). Cogitamus. Seis cartas sobre las humanidades científicas. Quilmes: Paidós.

5 elementos que pueden ordenar la aproximación a un proyecto de analítica cultural
Blog Widget by LinkWithin
 
clasiar