4/01/2011

BARICCO Y MANYEYES. ¿LA BIBLIA Y EL CALEFÓN, O LEER EN TIEMPOS DE BARBARIE?

LAS BRANQUIAS DE GOOGLE?????

Se vino nomás la primer clase de la versión 2011 de nuestro querido, y siempre en beta, Seminario de Integración y Producción#digicom para los amigos. Dos excelentes novedades nos acompañan desde el inicio de esta cursada, por un lado la conexión wi-fi que desde mediados del 2010 venimos aprovechando (accidentalmente fuera de funcionamiento), y por otro la incorporación de nueve notebooks provistas por la universidad. Ambos no-humanos incorporados al SIyP2011 nos alientan a ensayar dinámicas de aprendizaje colectivo, con web y en red, sin la necesidad de recurrir a las instalaciones del laboratorio cuyas dimensiones nos obligaban antaño a fragmentar la cursada en mil pedacitos.
Por esto y más los ánimos de los que participamos de este colectivo están por las nubes y se refleja en la cantidad de cosas que ya se han hecho. No vamos a enumerarlas a todas, dejaremos en suspenso a las muchas que aguardan su momento para darse a conocer, y nos ocuparemos de una las actividades que formaron parte del primer encuentro en la facultad (interfaz a interfaz, como se dijo por ahí).

El libro de Alessandro Baricco, “Los bárbaros. Ensayo sobre la mutación”  (Baricco, 2008) fue de los que mejor nos hizo mover el pensiero durante la cursada del 2010 generando debates y proyectos más que interesantes, motivo por el cual fue número puesto para arrancar este 2011. Pero como a la par de la certidumbre en los contenidos siempre está el escepticismo respecto de los formatos, nos preguntábamos: cómo trabajar un texto de esa especie (mutante… claro) sin replicar las dinámicas expositivas a las que nos tiene amaestrados la academia, a las que hace rato le huimos como peste. Entonces apareció una idea: ¿Y si lo infovisualizamos?

Leer con “las branquias de google” 

Más allá del background que teníamos en el uso de herramientas de visualización de datos, el cual hacía que la posibilidad de infovisualizar Baricco no nos pareciera lejana, restaba explicitar una pauta que conectase a “la biblia y el calefón” de manera que la propuesta se convirtiera en otra cosa más potente que un tonto cambalache.  La respuesta estaba oculta frente a nuestras narices.

“Los bárbaros” es un libro que, entre otras cosas, dice que los libros (y los lectores) ya no son lo que eran y que la profundidad que antaño (en un contexto de solidez estatal/industrial/institucional/massmediático) fuera sinónimo de logros mediados por el esfuerzo, les sabe a entierro a quienes respiran con las branquias de google: mutantes. Los mismos que observan con cara de vaca al broadcaster de turno, cuyo tedio fue leido hace más de media década por Cristina Corea e Ignacio Lewkowickz como indicio de que ciertas experiencias están agotadas  (Lewkowickz & Corea, 2004). Aunque en esto el italiano es más radical, para él es el modo de adquirir experiencias lo que está cambiando.
En tal desplazamiento, dice el autor de Seda, “el libro, en sí mismo, ya no es un valor: el valor es la secuencia”, la trayectoria en la que se inserta. Ahí entonces, cual pichones de Baricco, vimos los contornos del animal, la pauta que conecta: hacer que las instrucciones de uso del libro (y sus modos de apropiación) ya no se encuentren únicamente en el libro. Teníamos que barbarizarlo!! Así las cosas nuestra actividad se convirtió sin quererlo en una especie de Metálogo, donde el tema a trabajar estaba incorporado en, y era evocado por, la dinámica con la que lo abordábamos. 

Manos a la obra

Lo primero que necesitábamos era el libro digitalizado, y por suerte (;D) lo conseguimos. Una vez en bits decidimos visualizarlo con dos aplicaciones correspondientes Manyeyes, el proyecto 2.0 de visualización de datos de IBM.
                En primer lugar confeccionamos una nube de palabras. Esta aplicación genera la nube (un agregado de palabras con cierto atractivo visual) a partir de aquellos términos que son más recurrentes en un cuerpo textual. Es decir que, si la palabra “Bárbaros” aparece mencionada en 174 ocasiones a lo largo del libro y la palabra “mutación” lo hace en 88, entonces “Bárbaros” se presentará con el doble de tamaño que “mutación”.
                Definimos, como primera aproximación a la herramienta, que los parámetros para confeccionar dicha nube fueran que estuviese compuesta de un total de 80 términos y se eliminaran todas aquellas palabras que no fueran ni sustantivos, adjetivos o verbos. Del mismo modo en las ocasiones en la que se encuentre simultáneamente una palabra en plural y en singular, se conserve sólo la de mayor tamaño.






                 Este ejercicio propone una aproximación no-gutenbergiana al libro en la que destaca una lectura visual (hasta icónica si se quiere) que puede ser significativa en si misma permitiendo generar nuevas conjeturas en relación al escrito. No obstante encontramos que este modo de lectura multiplica su utilidad puesto a jugar en complemento con otro: el árbol de palabras.
     
                El árbol de palabras es una aplicación bastante simple en su lógica funcionamiento y que suele resultar impactante desde el punto de vista de los resultados para quienes no están habituados con su utilización. Al igual que la nube de palabras funciona a partir de un cuerpo textual y consta de un casillero de búsqueda en el cual una vez introducido el término (o concatenación de términos), nos devuelve todas las oraciones en las que este aparece. También podemos elegir que la expresión con la que realizamos la búsqueda se ubique tanto como final o comienzo de oración.
                Siguiendo el ejemplo que citamos arriba, si escribo la palabra “mutación” en la caja de búsqueda la aplicación me dará como resultado las 88 oraciones en las que aparece ilustradas en forma de ramificaciones que brotan del término inicial (de ahí la denominación “árbol de palabras”).




                Puestas a jugar juntas ambas aplicaciones se potencian: la nube de palabras ofrece claves de acceso al texto a partir de de un criterio de relevancia específico (la repetición), el cual encuentra en la aplicación árbol un excelente complemento. Ambos conjuntamente operan como mesa de disección no-lineal del texto, no suplantando la lectura lineal sino anexándose a ella y ampliando la trayectoria en la que el libro se inserta. Lecturas mutantes.


 Actividad

Finalmente la actividad desarrollada en nuestro primer encuentro  tuvo como objetivo problematizar el texto desde estos ejercicios mutantes de lectura, a la vez que motivar la conversación en torno al mismo a partir de la puesta en común de los productos derivados de dichos ejercicios.
                Partimos de una breve introducción en torno al libro y el funcionamiento de las aplicaciones a cargo de @mdlt, para luego trabajar en grupos cuyo número de integrantes estuvo sujeto a la relación alumnos/máquinas. El trabajo grupal consistirá en extraer pasajes del texto (al menos tres) que les sirvan de disparadores de ideas y/o preguntas. Para esto tendrán que trabajar conjuntamente con la nube y el árbol de palabras.
En una segunda instancia los recortes (con sus dudas/ideas asociadas/preguntas) fueron puestos en común por cada grupo al resto de la cursada fundamentando la elección y dando lugar al debate. 

Lo que viene, lo que viene…

                Nuestro próximo encuentro estará planteado en torno a una continuación de la actividad iniciada el jueves pasado (31/03/11) y si bien seguirá girando en torno a Baricco y Manyeyes involucrará a un nuevo agente de esos que, decíamos al comienzo de este post, estaban esperando el momento para darse a conocer. Se trata del usuario en Twitter @AleBaricco, un “fanfiction académico” que se suma a este experimento transmediático (bárbaro) de “Los bárbaros”, proponiendo un punto de paso más en la trayectoria.
Este usuario funciona a partir de un bot llamado Botize desarrollado por un grupo de españoles el cual permite programar actualizaciones de estado y respuestas en cualquier cuenta de Twitter.
La actividad consistirá en “darle letra” al bot que movilza a @AleBaricco. Cada grupo deberá generar al menos tres tweetts de tres tipos diferentes: a) Citas: recortes del texto (cada grupo trabajará con un capítulo diferente) adaptados a 140 caracteres; b) Recursos: mensajes con enlaces a videos, artículos, slides, etc. que estén relacionados al libro en cuestión; c) Respuestas: son aquellos mensajes que el bot dispara cuando es mencionado por algún otro usuario. Por ejemplo puedo programar que cada vez que se mencione a @AleBaricco junto con la palabras “bárbaro” y/o “cerveza”, este responda con el siguiente tweet: Arruabarrena c el barrenador va a la barra a pedir una birra... qué bárbaro... bárbaro bárbaro!! http://youtu.be/x4sA9p_O7Fk

Veremos qué nos depara el próximo jueves… Mientras tanto les dejamos el video/remix de bienvenida de con los dilemas de Golum cursando el último de comunicación social.


Click para ver el video


Bibliografía:
Baricco, A. (2008). Los bárbaros. Ensayo sobre la mutación. Barcelona: Anagrama.
Lewkowickz, I., & Corea, C. (2004). Pedagogía del aburrido.Escuelas destituidas, familias perplejas. Buanos Aires: Paidos.

Linkografía:

Nube de palabras de Los bárbaros en Manyeyes
Árbol de palabras de Los bárbaros en Manyeyes
Blog Widget by LinkWithin
 
clasiar