3/01/2011

Youtube y los videos con enlaces (5ta parte de varias)

Aproximación conceptual*

¿La posibilidad de insertar enlaces a otros videos implica la creación de una experiencia interactiva? ¿Un audiovisual sin enlaces no es interactivo? ¿Y la TV sin control remoto? ¿Y un libro?
Interactividad se dice de muchas maneras. Que una producción ofrezca al usuario un menú de opciones significa que se haya alcanzado la meca de la interacción, como tampoco podemos decir que por tratarse solo de texto en papel un libro no tiene un ápice de interactivo[1].
De manera que hablar de los videos con enlaces en Youtube como una experiencia interactiva, aunque no deja de estar en lo cierto a la vez que en su uso corriente funciona como atajo semántico con el que rápidamente nos ponemos más o menos en sintonía sobre lo que queremos decir, poco ayuda a ubicarlos a cierta proximidad/distancia de otras producciones. Y menos aún nos permite pensarlos bajo un horizonte de conceptos más rico en distinciones. Avancemos entonces tomando como punta de ovillo el carácter novedoso y diferenciador de este tipo de producciones: los enlaces.

Hipervínculo y base de datos
La idea de Hipervínculo, irreversiblemente instalada en nuestro lenguaje, hace referencia a la conexión entre dos o más documentos, o entre dos o más secciones pertenecientes a un mismo documento. A los documentos enlazados se les denomina Lexias y pueden ser de cualquier tipo (texto, imágenes, sonido, video, etc.). El concepto de Hipertexto por su parte indica a aquellos documentos textuales que contienen hipervínculos, mientras que la noción de Hipervideo (o Hypervideo) surge de la aplicación del mismo principio en el terreno audiovisual. Los videos con enlaces en Youtube, si bien incorporan el principio del hipervínculo, no responden (aún) del todo a esta conceptualización. Por la sencilla razón de que los enlaces que podemos insertar en un material audiovisual subido a la plataforma de Google sólo pueden apuntar a canales, suscripciones,  resultados de búsqueda y/o a otros videos dentro de la misma. Es decir que, desde allí no es posible saltar a otros sitios [2] y por ende (ya que en el sitio solo se alojan videos) tampoco a otros recursos [3].
Según el enfoque de Lev Manovich, autor del ya clásico libro “El lenguaje de los nuevos medios[4] los productos de los nuevos medios digitales (ya no tan nuevos), entre los que se encuentran tanto el hipertexto como el hipervideo y los enlaces en Youtube, rompen con la secuencialidad a la que nos tuvo domesticados la galaxia Gutenberg de la cual el cine es heredero.  Al mismo tiempo ponen en primer plano una forma cultural [5] anteriormente en los márgenes, a la sombra de la narrativa.  Me refiero a la base de datos[6]. Mientras la narrativa privilegia el orden secuencial, la causalidad y la organización impuesta por su creador; la base de datos presenta una colección elementos que no están dispuestos de antemano de manera tal de ostentar una forma y vía de acceso únicas.
El formato libro admite ambas formas. Una novela convencional por ejemplo plantea un recorrido ordenado y lineal que el lector debe seguir desde el primer capítulo hasta el final. También encontramos en este formato trabajos como el Ulises de Joyce o Rayuela  de Cortázar, los cuales habilitan múltiples entradas. En la misma dirección se hallan los cuentos al estilo de Elige tu propia aventura. Y más a al extremo, las enciclopedias y los álbumes fotográficos que si bien guardan cierto orden también habilitan una entrada aleatoria a su contenido.

Sintagma y Paradigma
En paralelo a la tensión entre narrativa y base de datos Manovich señala otra dupla que oficia como correlato de la primera. Se trata de la relación Sintagma/Paradigma, según el modelo formulado originalmente por Saussure [7].  Dejemos que Manovich nos lo explique con un ejemplo:

Los elementos de la dimensión sintagmática se relacionan in presentia mientras que los de la dimensión paradigmática lo hacen en absentia […] en el caso de un vestido, los elementos que lo componen, como la falda, la blusa y la chaqueta, se encuentran presentes en la realidad, mientras que prendas que podrían estar presentes en su lugar (una falda, blusa o camisa diferentes) sólo existen en la imaginación del espectador. Por tanto, el sintagma es explicito y el paradigma es implícito[8]
Según el autor los medios digitales invierten esa relación volviendo explícito el eje paradigmático e implícito al sintagmático. Siguiendo el ejemplo del vestido veamos un video con enlaces que lo ilustra al pie de la letra.

Dress Us! (30/11/2009)

En este video no vemos una mujer vestida de determinada manera.  Vemos, y tenemos a la mano la posibilidad de elegir entre, un conjunto de posibilidades. Nuestra acción decidirá cuál será la vestimenta que finalmente se actualizará (materializará). Si “Dress Us!” fuese un film convencional entonces la elección de la vestimenta que llevará puesta la protagonista  hubiese surgido de la elección del director. Y como en el cine también manda el sintagma solo habría una única forma de mostrarla vestida. Aunque se incluyan todas las opciones deberán respetar en un orden lineal mostrando primero una, luego otra, etc. El conjunto de posibilidades no podría hacerse explícito simultáneamente.

Veamos con un poco más de detalle de qué manera los componentes de una historia interactiva en Youtube se relacionan a partir de los ejes sintagmático y paradigmático.
La relación sintagmática decíamos que se da en un orden secuencial donde todo elemento encuentra un ANTECEDENTE (salvo que se trate del comienzo de una secuencia) y un CONSECUENTE (salvo que sea el que finaliza una secuencia).

Figura I

En la figura II encontramos tres secuencias sintagmáticas cuyo primer punto de bifurcación son los elementos 2A y 2B. Donde para 2A, el elemento 1 es su antecedente y  3A junto a 3B sus consecuentes.

La relación paradigmática  se da en un orden simultáneo entre un conjunto de elementos que pueden ocupar una misma posición en una determinada secuencia sintagmática.


Figura II


En ejemplo de la figura II los elementos 2A, 2B y 2C mantienen entre sí una relación paradigmática dado que cualquiera de ellos puede ser consecuente del elemento 1 en una secuencia sintagmática determinada.

Continúa...


[1] Para este tema ver Manovich, “El mito de la interactividad”, en El lenguaje de los nuevos medios, pp. 103-109

[2] Para describir este comportamiento de las plataformas que pretenden mantenernos dentro de los confines de sus territorios Carlos Scolari acuñó el término de “Web centrípeta”, en oposición al de “Web centrífuga” el cual se refiere a los sitios cuyos muros son permeables. El mote de “web centrípeta” sólo le cabe a Youtube en el caso de los enlaces dentro de los videos, ya que por fuera de estos existen links que refieren a sitios externos. Para este tema ver la publicación de Scolari en el blog de Hipermediaciones “Facebook vs. Google: webs centrífugas, centrípetas y cloud computing.” 

[3] No obstante bien vale señalar el plus de valor que posee Youtube: el de encontrarse íntegramente en la web y de forma gratuita, lo que no es poco decir. Existen otras aplicaciones en la web que permiten agregar zonas sensibles a los videos subidos pero o bien son de pago, exigen descargar un software o presentan una interfaz complicada. Además ninguno de estos sitios tienen las dimensiones, en término de cantidad de usuario y grado de apropiación, que posee Youtube.  Videoclix.tv , Actio.tv, Wirewax.com y klickable.tv son algunos ejemplos.

[4] Manovich, L. (2006). El lenguaje de los nuevos medios de comunicación. Buenos Aires: Paidós.

[5] Las formas culturales, al decir de Manovich, son modos generales que la cultura utiliza para representar la experiencia humana, el mundo y la vida humana en este mundo.(p.280)

[6]En vez de tratar de relacionar la forma narrativa y la de la base de datos con los medios y las tecnologías de la información modernos, o deducirlos a partir de dichas tecnologías, prefiero pensar en ellos como dos imaginaciones que compiten, dos impulsos creativos básicos” (p. 300)  

[7] Ferdinand de Saussure (Ginebra, Suiza, 26 de noviembre de 1857 – ibídem, 22 de febrero del 1913), lingüista suizo, considerado el fundador de la lingüística moderna. (fuente: Wikipedia)

[8] Manovich, L. (2006). El lenguaje de los nuevos medios de comunicación. Buenos Aires: Paidós. p.297.



VER PUBLICACIÓN ANTERIOR: "Reseña y taxonomía arbitraria de un fenómeno en movimiento***"
Blog Widget by LinkWithin
 
clasiar