5/24/2010

Contextos emergentes en topologías variables: la retórica de Facebook en clave redológica. Un análisis de caso



Introducción


Este trabajo tiene como objetivo por un lado intentar explicar, a partir de una hipótesis de base redológica, algunos posibles causantes de que el usuario Digicom SIyP generase “ruido” en las páginas de inicio de Facebook de dos alumnos del Seminario de Integración y Producción. Al tiempo que se pretende, a partir del análisis del caso, esbozar algunas claves para pensar la dinámica compleja que anida en la interacción y la circulación de información en los Sitios de Redes Sociales (en adelante SRS).

El itinerario propuesto se inicia con la pregunta acerca de qué vemos en nuestras pantallas cuando estamos en un SRS como Facebook (¿podemos seguir manteniendo los presupuestos de una pantalla estandarizada, del uno a muchos y el broadcast?). Luego avanzamos en la descripción de lo que nominamos como criterio de “relevancia del lazo” a partir del cual, hasta donde hemos podido indagar, el sistema establece distinciones sobre qué tipo de contacto es un contacto. Para posteriormente ocuparnos del análisis de un caso tomado de la cursada 2010 del Seminario de Integración y Producción del cual participo, previa ilustración de la importancia (en términos de arquitectura) que este año le hemos dado al SRS más difundido entre nos.


Derivas topológicas de una pantalla emergente

Qué nos muestran nuestras páginas de inicio?

En Facebook no hay portada, la página de inicio es nuestra puerta de entrada a las actualizaciones del sistema. Pero las actualizaciones del sistema no se dicen en un sentido general. Las actualizaciones son las actualizaciones de nuestros contactos, Facebook nos habla de los clústeres de los que participamos.

Lo que vemos en nuestra página de inicio no es contenido unívoco que UN emisor envía a muchas pantallas. Mas bien se trata del ritmo de las acciones/publicaciones/conversaciones de nuestro entorno próximo, el flujo de actualizaciones (publicaciones, comentarios, etiquetados, aplicaciones, etc.) de nuestros contactos directos. Y el modo en que visualizamos tal información registra un orden cronológico inverso. Es decir, lo que acaba de publicarse aparecerá al tope de la pantalla, mientras que las publicaciones más añejas estarán ordenadas debajo u ocultas detrás del enlace “publicaciones más antiguas” (más adelante veremos que la versión “titulares” se maneja con otras sutilezas).

Si bien solo “nos llegan” noticias de lo que hacen, comentan o publican nuestros “Amigos”, lo que vemos en nuestras páginas de inicio a su vez depende de varios factores: el momento en que nos conectamos, la cantidad de contactos que tenemos, el ritmo de publicación de nuestros contactos y los amigos en común que tengamos con ellos. Este último no es un dato menor y por lo general solemos no tenerlo en cuenta.


Relevancia del lazo: “Los amigos de mis amigos (que) son mis amigos”

A primera vista pareciera que Facebook no establece distinciones acerca de qué clase de contactos son nuestros contactos, como sí lo hacen sitios como Flickr o LinkedIn (entre otros). Lo cierto es que el modo de nominarlos refuerza esta percepción, estableciendo solo una rudimentaria diferencia entre quienes son y aquellos que no son mis “amigos” (ver post de Piscitelli “Etnografías de Facebook“).

No obstante el sistema no las explicite, existen claves que constantemente atraviesan nuestros pseudo-azares en la red. Me refiero a algoritmos, inteligencia maquínica que están detrás de las recomendaciones de amistad y del modo en que nos anoticiamos de lo que hacen nuestros otros próximos.

Lo que Facebook tiene en cuenta al momento de ponderar las actualizaciones de algunos de nuestros “amigos” por sobre las de otros, fundamentalmente en la versión “Titulares”*, es la cantidad de geodesios de dos pasos (Ver Krebs “La vida social de los routers“) existentes entre yo y mis contactos. Hablando en criollo: la cantidad de amigos que tenemos en común.

Vamos a llamar “relevancia del lazo” al resultado de esta inferencia. A mayor número de contactos en común entre dos “amigos”, mayor será la relevancia que el sistema otorgará a ese lazo en relación a los dos nodos en cuestión. De modo que, mientras más relevante sea el lazo que me une a un contacto, más chances tendrán mis publicaciones de aparecer en su página de inicio (y viceversa).

Es importante resaltar este refuerzo de los clústeres endogámicos y el presupuesto topológico, de parte del sistema, acerca de que tales arquitecturas subtienden comunidades. Habría que examinar en algun momento la paradójica expansión de Facebook a caballo de las promesas de una comunidad cerrada (hoy un tanto abandonadas por los delirios alejandrinos digitales de Mark Zuckerberg).




Veamos algo del peso específico de esta pauta a la hora de modelar lo que vemos. Por ejemplo, si un amigo con el cual tengo muchos amigos en común realiza una publicación, esa publicación tiene más chances de aparecer en mi página de inicio que otra realizada por un contacto con el cual no comparto otros lazos.

Pongamos por caso que esa publicación tuvo alguna repercusión entre sus “amigos” (comentarios, me gusta), de ocurrir esto, las chances serán aún mayores. Y si además los comentarios y adhesiones fueron hechos por “amigos” que ambos tenemos en común, seguro obtendré noticias de ello en mi página de inicio.

Pero podemos rizar aún más el rizo (y no estamos exagerando lo que ocurre) si agregamos que aquellos amigos en común que comentaron y adhirieron a la publicación además tienen varios amigos en común conmigo. Entonces podemos dar por hecho que esa publicación habrá generado un remanso en mi “corriente de inicio” (y no solo en la mía). Permaneciendo visible sin duda varias horas, tal vez más de un día, que en Facebook es muchísimo tiempo.


Digicom se fue a vivir a Facebook


Por razones más que contundentes a los ojos de quienes hacemos el Seminario de Integración y Producción y que detallaremos en otro post, decidimos que la versión 2010 del mismo debía tener a Facebook como caja de resonancia de nuestras interacciones/conversaciones. Así fue que nos pusimos a diseñar una arquitectura que posibilite y concrete tal idea (pueden ver un diagrama de la misma aquí). En esa arquitectura el usuario Digicom SIyP (no una página ni un grupo) fue pensado como lugar de encuentro donde converjan actividades que realizamos tanto dentro del propio Facebook como por fuera (delicious, blogs, twitter, Youtube, Flickr).

Al reverso de los trillados y recurrentes temores panópticos, ese usuario no está puesto en juego para ejercer una vigilancia sino para encontrarnos en el espacio emergente generado por el reflujo de nuestras conversaciones. Todos estamos conectados a ese usuario y, como ya vamos comprobando a medida que transcurre el tiempo de cursada, todos nos decimos cosas en boca de ese usuario. A través del tag digicom en nuestras cuentas en Delicious, las veces que lo etiquetamos en alguna publicación y cuando nos apropiamos de su muro… Oquedad digital que le llaman.

Por todo lo que dijimos hasta aquí, se desprende que Digicom SIyP es un usuario colectivo cuya actividad es un tanto más intensa que la del usuario medio. Es por esto que a la par que diagramamos la arquitectura mencionada ofrecimos algunas claves que nos permitan movernos con más soltura y discernir la paja del trigo en el desorden digital. Nos ocupamos de ellas en la primera plenaria bajo el título “Lo que tenemos que saber hacer en Facebook” (listas, etiquetado y configuración de privacidad).

No obstante todo requiere tiempo y trabajo. No por estar convencido de algo, se trate de lo que trate, se logra convencer al resto de lo mismo. Siguiendo las enseñanzas de Bruno Latour asumimos que las propuestas por buenas que uno crea que sean, más aún cuando vienen de la mano de aplicaciones, no se imponen por su propio peso. Detrás de toda entidad, apropiación o práctica cultural hay una compleja y extensa red de negociaciones y alianzas cuya realidad hormigueante se ha estabilizado.

A continuación vamos a tomar la posta de un “reclamo” realizado por dos participantes del Seminario 2010 sobre el “ruido” que el usuario Digicom SIyP provocó en sus páginas de inicio. No avanzaremos desde la óptica de una defensa ante el señalamiento de una supuesta carencia sino a modo excusa para aportar elementos que nos permitan seguir pensando nuestra participación, a partir de un ejemplo concreto y próximo, en términos de redes y topologías.


Análisis de caso


Dime en qué red andas y te diré qué información obtienes: el caso Perren – Scocco

Con motivo de la plenaria del día jueves 22/04 en la que trabajamos el tema Redología, y gracias al trabajo distribuido entre todos los participantes del colectivo de cátedra, confeccionamos un grafo que da cuenta de las conexiones existentes en Facebook entre los cursantes (al día de hoy el estado de esas conexiones por su misma dinámica puede haberse modificado).

Nota: El usuario Digicom SIyP, que está conectado a todos los nodos y a partir del cual obtuvimos la data, no está presente en el grafo

Las leyes de potencia a partir de las cuales podríamos esperar que aproximadamente el 20% de los nodos se quedaran con el 80% de la conexiones no se confirman a rajatabla en el grafo. Tal vez la necesaria bidireccionalidad de los enlaces exigida por el sistema juegue un rol importante en la no ratificación de las “power laws”. No obstante se distingue un porcentaje considerablemente bajo de nodos que concentran un alto número de contactos. Son los que en la jerga redológica se conocen como “Hubs” o “Cubos”. En la imagen de arriba tales nodos son identificables por su mayor tamaño.

A modo de multiplicar las alternativas de percibir esa diferencia de conectividad utilizamos Wordle, una aplicación que genera nube de términos a partir de las redundancias de los mismos en un cuerpo textual, para crear una nube de nombres a partir de los mismos datos, donde los apellidos de los alumnos con más “amigos” (Hubs) se visualizan con un tamaño de letra más grande que el resto.

Nube de nombres según los contactos en Facebook

La misma semana de la plenaria sobre redes, y con pocos días de diferencia entre sí, dos alumnos del SIyP daban noticias de una impresión compartida. Franco Scocco en laboratorio y Melina Perren en una nota (ambos claramente legibles en la nube de apellidos) estaban de acuerdo en algo: el usuario en Facebook Digicom SIyP generaba “ruido”.

Una particularidad que me dejó pensando (me hizo ruido) del reclamo es que fue vertido en términos generales. Tal vez dando por sobreentendido que aunque se lo manifieste en sentido general hablar de lo que pasa en Facebook es hablar de lo que pasa en MI pantalla. Quizás se trate de un vicio mass media del lenguaje o acaso tenga que ver con desconocimiento del carácter “variable” (Manovich) de los SRS: lo que obtengo y puedo en una red está ligado a la topología en la que me inserto. En otras palabras, la arquitectura de la red es su política/retórica.

A partir de esta inquietud más la información con la que contaba nace la intención de abordar la cuestión desde una perspectiva redológica. ¿Podemos formular una explicación de los motivos del reclamo a partir del análisis y descripción de la topología en la que participan Franco y Melina?

Avanzar hacia una hipótesis explicativa en esa dirección implica tener que desagregar el problema en al menos dos capas. Por un lado, qué tan relevante es para Facebook la conexión entre cada unos de ellos y el usuario Digicom SIyP. Y en segundo lugar, cual es la relevancia del lazo entre los usuarios que estuvieron más activos en relación a Digicom SIyP los días anteriores al reclamo y nuestros dos alumnos en cuestión.

Relevancia del lazo de Digicom SIyP

El usuario Digicom SIyP, que como decíamos más arriba lo utilizamos como caja de resonancias de nuestras acciones, es “amigo” de todos los estudiantes que participan de la cursada 2010. Esto equivale a un total de 74 contactos.

Dentro de ese grafo Melina Perren y Franco Scocco cuentan con un número total de contactos de 25 y 29 respectivamente. De acuerdo a las primeras capas del criterio de relevancia del lazo esto implica que, a juicio del sistema, para ambos el usuario Digicom se perfila como un contacto importante (relevante) ya que comparten muchos “amigos” con este (25 y 29).

Aclaramos antes de continuar que el análisis no toma en cuenta en ningún momento la relación entre los perfiles de Scocco y Perren entre sí. Por el contrario, el foco está puesto en la relación que cada uno de ellos tiene con el usuario Digicom SIyP. Si se los menciona a ambos es a modo de ilustrar una pauta común detrás de un reclamo, como veremos, justificadamente coincidente.

Una segunda instancia que debemos tener en cuenta es el análisis de cuantos de los amigos en común con Digicom SIyP son amigos entre si. A nuestros fines bastará decir, para no agotar con la mención de datos, que muchos de los contactos de Perren y Scocco son amigos entre sí.

Al punto que si contempla un sub-grafo con los amigos de cada uno de ellos y los amigos de sus amigos se notará que, salvo raras excepciones, el número de endoenlaces es mayor que el de los enlaces salientes. Esto es, los amigos de nuestros “hubs” en cuestión tienen mayor contacto entre sí que con nodos extraños a su cluster.




No obstante esta tendencia se observa de manera más pronunciada en el cluster de amigos de Scocco que en el de Perren, en ambos casos la topología constituida por el entramado de sus “amistades” refuerza la relevancia del lazo con Digicom SIyP.

Los amigos más relevantes y su interacción con Digicom SIyP

Un último punto a revisar para dar con otro dato a favor de que la presencia del usuario del seminario en las páginas de inicio de Perren y Scocco se debe a razones redológicas es el siguiente: cuantos de los usuarios que más interactuaron con Digicom SIyP durante los días previos al reclamo contaban entre sus amigos?

El número de alumnos que se mantuvieron más interactivos con el usuario del seminario durante los días previos al “reclamo” es de un total de 24. Entre los que se cuentan quienes publicaron en el muro o comentaron alguna publicación (en ese grupo están los que mostraron su preocupación por los enlaces que guardaban en delicious y no se visualizaban desde Facebook), compartieron algún enlace o etiquetaron a Digicom SIyP. De los cuales 14 eran amigos de Scocco y 9 se contaban entre los contactos de Perren.

Los nodos resaltados son aquellos contactos de Melina Perren que tuvieron interacción con el usuario Digicom SIyP los dias previos.





Los nodos resaltados son aquellos contactos de Franco Scocco que tuvieron interacción con el usuario Digicom SIyP los dias previos.



A la vuelta de estas digresiones redológicas estamos en condiciones de afirmar que si en Facebook un “amigo” con el que tengo una considerable cantidad de “amigos” en común publica asiduamente en su muro y sus publicaciones son muy comentadas, o es etiquetado, por “amigos” que tenemos en común y que a la vez son “amigos” entre sí… de seguro ese usuario ganará una estimable presencia en mi página de inicio. Eso fue lo que ocurrió entre el usuario Digicom SIyP y los alumnos Melina Perren y Franco Scocco.

Derivas topológicas de una pantalla variable, singular y emergente.


Coda

Hemos avanzado a partir de un caso puntal en dirección al análisis de la complejidad que anida detrás de las interacciones y la circulación de información en los SRS. La premisa de que la arquitectura es la política/retórica de la red fue el leitmotiv que trazó el itinerario.

Es hora de reflexionar cualitativamente sobre el flujo abundante de datos del que disponemos, es hora de hacer sociología de/en/con las redes sociales”, dice mi amigo Marcelo de la Torre. Muchos con mucha pasta ya lo están haciendo, en nuestro país se destaca el Proyecto Facebook llevado a cabo por la Cátedra de procesamiento de datos de Alejandro Piscitelli durante el 2009. Este trabajo no alcanza a inscribirse en esos anaqueles, pero lo motiva la creencia de que es necesario hurgar en la complejidad.

Dejamos el cierre en manos de una cita de Stephen Downes:

¿Qué nuevas ideas acerca de nosotros mismos podemos recoger de la organización de contactos en Facebook? […] Somos capaces de a través de una lente nueva, aprovechando las nuevas formas de visualizar los datos de Facebook”.

Hay mucho por aprender…

Bibliografía:

Igarza, Roberto. Nuevos Medios. Estrategias de convergencia 3.0. Buenos Aires: La Crujía, 2008.

Manovich, Lev. El lenguaje de los nuevos medios de comunicación. Buenos Aires: Paidós, 2006.


Pisanis, Francis y Piotet, Dominique. La alquimia de las multitudes. Cómo la web está cambiando el mundo. Traducido por Alicia Capel Tatjer. Barcelona: Paidós, 2009.

Piscitelli, Alejandro.
Internet, la imprenta del siglo XXI. Buenos Aires: Gedisa, 2005.

—. Nativos Digitales. Buenos Aires: Santillana, 2009.

Watts, Duncan
. Seis grados de separación. Buenos Aires: Paidós, 2006.


Otros artículos:

9 ideas acerca de por qué Facebook llegó a ser lo que es (Ivan Adaime)

“Redes Sociales: Definición, historia y conocimiento” (Dannah Boyd)

Mirando Facebook como cornalitos” (Mario Kiektik Sullivan)

La vida social de los Routers” (Valdis Krebs)

Etnografías de Facebook. Irreduciendo el software social. Cuando la arquitectura es la retórica de la red” (Alejandro Piscitelli)

Gracias a Marcelo de la Torre y Jorge Yunes que me regalaron nada menos que el título, sus recomendaciones y una lectura atenta.
Blog Widget by LinkWithin
 
clasiar