10/04/2007

Sombras y algunas (sombrías) ideas...

Este post pretende traer a cuento dos o tres ideas que las imágenes de algunos artsistas que trabajan con sombras me llevaron a pensar.

This album is powered by BubbleShare - Share your baby pictures


Básicamente lo que vemos en las imágenes de arriba son un montón de materiales escombrosos dispuestos de tal manera que al colocarlos frente una fuente de luz proyectan sobre la pared una sombra.

La sombra ha sido desde siempre (o al menos desde Platón a esta parte) sinónimo de error. Ver la sombra de algo era ver un fenómeno de segunda mano, una mera apariencia. Esta (en tanto entendida como mera copia) remite inevitablemente al objeto del cual es una versión “distorsionada”, sino decadente. En este sentido la sombra del vampiro en el cine expresionista remitía al vampiro fuera del cuadro, la sombra era en tanto sombra del vampiro. Es en tanto la contracción (de-el) que oficia de cópula la remite a su “origen".

En estas imágenes, el montón de cacharrerío puesto ante la luz casi que no llama la atención; por el contrario, la sombra sí lo hace. Ella nos habla de una forma reconocible (al menos en principio), pero ocurre que al volver al pretendido modelo nos encontramos nuevamente con el cacharrerío mudo.

La sombra parece decir “soy sombra, es cierto que si apagan la luz desaparezco también es cierto que materialmente dependo del modelo, pero simbólicamente ya no remito a él” (perdón si es una oración muy larga para que la diga una sombra). Remite indicialmente al modelo (como toda sombra) pero icónicamente se aleja de él. La sombra ha dejado de ser ficción.

Por otra parte, en su relación con el modelo amorfo también podemos pensar en una denuncia contra la apariencia. Quiero decir, de la apariencia en tanto puro engaño, como mero epifenómeno de una otra cosa que gozaría de más realidad.

Dialécticamente sería, la apariencia que contradice en tanto apariencia a la apariencia misma instituyendo así su realidad.

Desde otra óptica decimos que a veces la sombra es nada más (y nada menos) que sombra, la cual, debido a su modo de ser implica una serie de condiciones que sostienen su existencia pero que en cierta dimensión es independiente de ellas (esta última me simpatiza más).

Hasta aquí llega este post que no pretende desarrollar más. Queda vacante la relación con lo digital, la realidad “virtual” y la in-mediatez pretendida por los medios actuales.

Más imágenes

Via
Blog Widget by LinkWithin
 
clasiar