11/22/2006

Vivir sin oxígeno...

...ese es el título de un post que nos cuenta sobre el descubrimiento del oxígeno por parte de Joseph Priestley.

Me pareció interesante enlazar ese corto artículo dado que el descubrimiento del oxígeno barrió con la teoría del flogisto, la cual es señalada numerosas veces por Thomas Kuhn (autor que estamos leyendo para epistemología) como un ejemplo de cambio de paradigmas. Y como un un caso también de los términos científicos "caidos en desgracia".

Corrección (23/11/06): No fue Priestley quién descubrió el oxígeno sino Lavoisier, aquel habría visto aire deflogistado donde el último vió oxígeno.

Cito a Kuhn:
Lavoisier vio oxígeno donde Priestley había visto aire deflogistizado y donde otros no habían visto nada en absoluto. Sin embargo, al aprender a ver oxígeno, Lavoisier tuvo que modificar también su visión de otras muchas substancias más conocidas. Por ejemplo, vio un mineral compuesto donde Priestley y sus contemporáneos habían visto una tierra elemen­tal y había, además, otros varios cambios. Cuando menos, como resultado de su descubrimiento del oxígeno, Lavoisier vio a la naturaleza de manera diferente. Y a falta de algún recurso a esa natu­raleza fija e hipotética que "veía diferentemente", el principio de economía nos exigirá decir que, después de descubrir el oxígeno, Lavoisier tra­bajó en un mundo diferente.
(Thomas Khun "La estructura de las revoluciones científicas", Cap. X, pag186-187)




Vía: La neurona absurda
Blog Widget by LinkWithin
 
clasiar