4/25/2015

Mi timeline y los medios monádicos

Grafo de contactos en Facebook obtenido con la aplicación Yasiv.com/facebook

Misceláneo 
Abro Facebook y configuro mi página de inicio según la opción “Recientes” para que me muestre las publicaciones de mis contactos sin ningún otro criterio maquínico de selección que el del orden cronológico inverso (lo último que se publicó aparece en el tope). Me fijo en los 5 primeros post, esto es lo que veo:
  1. Un anuncio sobre el lanzamiento de una editorial de libros digitales 
  2. Una publicación que indica que uno de mis contactos cumple años y que 52 personas ya lo saludaron. 
  3. Una foto en la que etiquetaron a un amigo festejando el cumpleaños de no sé quien. 
  4. Un enlace compartido sobre uno de los candidatos de las próximas elecciones (a 3 personas que no conozco les gusta esto).
  5. Una noticia del diario Crónica, compartida por un estudiante de periodismo, sobre una joven endemoniada en San Juan.


Mi facebook es misceláneo... como el tuyo. Lo que vemos, leemos, miramos, es producto de una compleja conjunción de interfaz, tiempo, topologías de red, acción humana y algorítmica. Tan lejos ha quedado aquella certeza con la que el abuelo respondía a la pregunta ¿que pasó hoy (en la ciudad, la provincia, el país o el mundo)? tomando el diario del día mientras sus ecos noticiosos rebotaban en la radio y/o la TV. Tales medios coincidían en la presuposición de que habitamos un mundo objetivo (aunque sujeto a interpretaciones) y común (que nos precede).
 
¿Qué pasó en Facebook hoy? no parece tener el mismo sabor. Definitivamente no.

Facebook nos habla de los clústeres de los que participamos. En Facebook no hay portada, no hay un espacio informativo objetivo (el mismo para todos). La página de inicio es nuestra puerta de entrada a las actualizaciones del sistema. Pero las actualizaciones del sistema no se dicen en un sentido general. Las actualizaciones son las actualizaciones de nuestros contactos. 

¿Línea? de tiempo
En un sentido genérico, el del libro es un relato lineal. Se parece a recorrer un camino en el que cualquier evasión de la recta es un gesto en muchos casos enriquecedor pero siempre fuera de programa.  

El del periódico (que leía el abuelo) es un formato que se relaciona a la vez que rompe con la macro linealidad y sucesión temporal del libro. Presenta relatos de menor extensión sobre acontecimientos que ocurren más o menos simultáneamente. Su presentación, aunque no hace gala de la coherencia de su antecesor está claro que no es caótica, las distintas secciones salvan al diario de parecerse a la miscelánea original de Schoot. Es menos un camino lineal que un mosaico.



El timeline de Facebook tampoco es una línea. 
Se trata de relatos que, independientemente de cual sea su contenido, tienen el signo de una biografía. El mensajero es importante, todo lo que se dice, comparte y comenta está atravesado por el nombre propio. Se sitúan en el doble juego de apropiación interpretativa de lo público y la apertura a la interpretación pública de lo “íntimo”. Nos hemos convertido en gatekeepers de nuestra vida en las pantallas.
Lo que hacemos cuando leemos nuestra página de inicio carece de la continuidad extendida constitutiva de la linealidad, en Facebook nos la pasamos “dando saltos”. Al igual que en el periódico las publicaciones en las líneas de tiempo de nuestras redes rompen con la linealidad por vía de la aceleración. El horizonte temporal sobre el cual se construye el criterio de simultaneidad se ha intensificado. El timeline le pisa los talones al presente. Ya no es información del día, ahora se trata del tiempo real. 

No menos que aquella enciclopedia china citada por Borges, estas “líneas” de tiempo también nos descolocan al ofrecer en una única secuencia disparidades de lo más remotas. Sin otra regla sintáctica que la de la vecindad temporal, sin necesidad siquiera de una aclaración. Lo que llamamos línea de tiempo es una serie de heterogéneos, teselas informativas discontinuas que nos hablan del mundo de un modo distinto al que lo hacían (¿hacen?) los medios masivos. 

Sin puerta ni ventana
 
Con Facebook ya no estamos frente a la presencia de una “ventana abierta al mundo” como versaba la frase de Alberti que, desde la pintura a la TV pasando por la fotografía, el cine y los medios impresos, ofició de metáfora madre para comprender la frontalidad emisora de los medios predigitales.

Las plataformas de redes sociales son menos representacionales que emergentes/enactivas, menos atomizadas que singulares (monádicas), menos cartesianas que leibnizianas... trataré de explicarme.

Gottfried Wilhelm Leibniz, el primer gran filósofo alemán, inventó el concepto de mónada para hacer referencia a un tipo de sustancia simple que mantenía una relación particular con el mundo. Según Leibniz, no existe un espacio llamado mundo que preceda a los seres que lo habitan. El mundo es para la mónada y la mónada es para el mundo.

Esta relación no se parece en absoluto a la que planteara su antecesor francés René Descartes, para quien los sujetos sí viviamos en un mundo objetivo compartido con el que manteníamos una relación por vía de la REPRESENTACIÓN (nada menos que la versión filosófica de lo que Alberti dijo de la pintura). La mónada, por el contrario, es “sin puerta ni ventana” como un espacio cerrado sobre si mismo (pero sin ser solipsista) en el que el mundo despliega su espectáculo. 

Para ser más precisos hay que decir que la mónada no accede al mundo en un sentido general sino al mundo en un sentido singular. Es decir, accede a la región del mundo que se corresponde con ella. La mónada es para el mundo y el mundo es para la mónada

Como en un nudo gordiano es imposible discernir cuál es el inicio de esta relación. Es el mismo nudo gordiano al que nos enfrentamos cuando queremos dar con el polo emisor y el  polo receptor en las redes de muchos a muchos. Un intento tan absurdo como el querer dar un aplauso con una sola mano.
Escher, "Galería de grabados"

Del mismo modo en “Galería de grabados” de Escher tampoco podemos establecer donde termina el cuadro y empieza el mundo y viceversa (y sin embargo lo que vemos no tiene nada de encierro).

El individuo del grabado bien podría ser cualquiera de nosotros revisando su “timeline”.

4/11/2015

Analítica textual: Candidatos en campaña. Etapa 1


Con los alumnos de la asignatura "Ciberculturas" (4º año de la Licenciatura en Periodismo, UAI Rosario) estamos comenzando un proyecto de análisis de los discursos de los diferentes candidatos de cara a las próximas elecciones.

El objetivo de esta actividad tiene que ver con explorar los horizontes posibles de unas prácticas periodísticas surgidas en el seno de la relación con lo que se ha conceptualizado como "máquinas lectoras" (Reading Machines). Para esto ensayamos nuestro primer ejercicio de la mano de dos herramientas de analítica textual: Wordle y Voyant. 

Teniendo en cuenta que el uso que generalmente se hace de estas u otras herramientas de visualización está ligado exclusivamente a la presentación de reportes, en nuestra primera aproximación al proyecto intentamos la posibilidad de incluirlos no solo en esa instancia de presentación de resultados sino también en el proceso de generación de hipótesis y el diseño de algunas categorías de análisis.     


Etapa 1: Análisis de sitio web 


Mientras que el propósito final es analizar todos los discursos oficiales producidos por todos los candidatos de la provincia de Santa Fe que tengan presencia en la web, en esta instancia inicial tomamos solo aquellos candidatos de la ciudad de Rosario que contaran con sitio web con contenido textual (hago esta aclaración ya que muchos no tenían sitio web o el mismo se trataba tan solo de una imagen acompañada de links a redes sociales). Hasta lo que pudimos encontrar, estos son:


Dividimos las publicaciones en dos grupos para su análisis posterior: Propuestas y Otros. 

Propuestas: Bajo este grupo se recolectan las publicaciones del candidato que haga referencia a alguna propuesta. 

Otros: Bajo este grupo se recolectan las publicaciones del candidato que no haga referencia a propuestas. 

El contenido textual de las publicaciones fue registrado en documentos de Google Drive siguiendo la división arriba mencionada. 

Con las publicaciones de cada sitio indexadas el paso siguiente fue crear nubes de palabras (no definitivas) a fin de contrastarlas y movilizarnos en dirección del diseño de algunas categorías de análisis que nos ayudaran a pensar lo obtenido a partir de ese corpus textual. 

De modo de estandarizar los resultados para que se presten mejor a sus comparación y se ofrezcan a la lectura de la menos confusa posible utilizamos la aplicación Wordle observando las siguientes pautas de confección:

  • La nube debía mostrar no más de 50 palabras
  • Se usó una tipografía minimalista
  • Todas las palabras se ordenaron solo de manera horizontal
  • La paleta de colores se restringió al blanco para las palabras y negro para el fondo
  • Se eliminaron las palabras comunes del idioma español o aquellas que entendimos no eran significativas para esta instancia
  • Se ordenaron las palabras por orden alfabético de izquierda a derecha




Creamos diversas nubes de palabras por cada candidato: con todas las publicaciones, sólo con las publicaciones del tipo propuestas, solo con las publicaciones que no contenían propuestas y otra sólo con los titulares de las publicaciones. Finalmente nos centramos en
nos centramos en las nubes realizadas a partir de las publicaciones del tipo "propuestas".



Con estos elementos en mano comenzamos a generar una serie de preguntas y a contrastarlas a partir de la observación y el trabajo  con las herramientas. 

  • ¿Cuales son los términos más utilizados por los diferentes candidatos?
  • ¿Se trata de los mismos o hay diferencias?
  • ¿Cuales son los términos que comparten?
  • ¿En que contextos los utiliza cada candidato?  

Para los primeros tres interrogantes basta con observar las nubes mientras que para el último nos servimos de la asistencia del módulo "Keywords in context" de Voyant.



El próximo eslabón será reflexionar sobre lo producido a partir de la siguiente pregunta: ¿Qué tipo de categorización nos puede ayudar a mejorar la visualización y nos dar mejores claves para la lectura/interpretación de este corpus? 

En este último punto seguiremos el camino trazado el año pasado por la cohorte de Ciberculturas del 2014 donde el foco de análisis fue el caso David Moreira. Con la diferencia de que trataremos de mejorar la estrategia de categorización avanzando en una dirección un poco más interesante que la ofrecida por el análisis sintáctico.

Compartiremos aquí los derroteros de este proyecto.


Recursos:


HERRAMIENTAS DE ANALÍTICA TEXTUAL

TUTORIAL AVANZADO WORDLE

TRABAJOS CIBERCULTURA 2014 "CASO DAVID MOREIRA"
  1. http://goo.gl/41JK2X
  2. http://goo.gl/cmUiHu
  3. http://goo.gl/KNg587



3/28/2015

NO ME COMPRENDES! (sobre la domesticación de los algoritmos)


Algoritmos y humanidad


Why We Need to Tame Our Algorithms Like Dogs es un artículo de Dan Saffer para Wired en el que propone la necesidad de acelerar el proceso de co-evolución entre los usuarios y los agentes algorítmicos. El objetivo de fondo de su propuesta es que estos, al igual que ha ocurrido con los perros, se vuelvan "más humanos". En otras palabras, domesticarlos a los fines de aceitar una supuesta pacífica convivencia.

Aunque no puedo dejar de reconocer que es provocadora y estimulante hay algunos aspectos de la propuesta que no me parecen muy acertadas. Por ejemplo, cuando se pondera sobre todo la intención normativa de ajustar los algoritmos a cierta idea de humanidad.

Si tenés alguna interacción con el mundo digital (y quién no?) estás entrando en contacto con un algoritmo. Tenemos que asegurarnos de que estos sistemas codificados entiendan nuestras necesidades e intenciones con el fin de que creen productos que parezcan humanos.


  • De cual humanidad se trata esa que los algoritmos deben imitar en sus "productos?" 
Acaso no es la idea de humanidad un constructo tanto como los algoritmos? Sin dudas ese constructo (humanidad) ha jugado históricamente un doble juego de definiciones (de ida y vuelta) con metáforas proveniente de la técnica, siendo nuestra relación con estos "alienígenas digitales" un momento más de ese proceso. 

Quién negaría hoy que la mecánica detrás de la revolución industrial, la relojería y los autómatas (que proliferaron como nunca antes en la Ilustración) han operado una profunda influencia en los discursos y prácticas en torno a lo humano que tienen en Descartes a unos de sus más ilustres fundadores. 



  • Por qué aproximarnos a los algoritmos queriendo reducirlos a lo que, creemos, deben ser en función de (lo que creemos es) nuestra propia identidad. 
No estoy diciendo que planificar y ser reflexivos sobre el comportamiento de los algoritmos sea inútil o poco deseable, al contrario creo que es una tarea necesaria. Lo que digo es que dicha reflexión y rediseño no debería reducirse ni agotarse en el mero intento instrumental de domesticarlos, sino que debe estar dispuesta a una apertura exploratoria que sondee, discuta y rediseñe los límites de nuestras metáforas de autocomprensión.


  • No existimos en un mundo por encima de las máquinas...

... sino, como ya lo aprendimos con McLuhan, Simondon y Latour (entre otros, ), CON ellas al punto de que la emergencia enactiva de nuestro mundo es cada vez más producto de una fenomenología tecnológica (Lash, 2005). Los algoritmos, los programas, son un “otro” y como cualquier relación con un otro, esta también implica un grado de indeterminación. 


No me comprendes!

Pero hay algo que me llamó poderosamente la atención en el artículo, y tiene que ver menos con la demanda en sí que se le hace a los algoritmos y más con la esclarecedora sinceridad con la que se la formula::
Estos extraterrestres codificados, estos fantasmas en las máquinas, se están convirtiendo incluso incomprensible para sus creadores. Con los algoritmos supervisando y teniendo control de nuestros sistemas, tenemos que asegurarnos de que, al igual que con los perros, seamos comprensibles para ellos. Si es así, tal vez en el futuro vamos a pensar en ellos como mejor amigo del hombre. 

En el film HER encontramos una relación social (amorosa) entre un humano (Theodore) quien siente que han respondido a esta demanda de una manera aosmbrosa: nadie lo comprende ni lo ha comprendido jamás mejor que su sistema operativo (Samantha). 


Aquello que parece una anomalía planteado en el terreno distópico del film retorna en este artículo como consecuencia no deseada de la postura instrumental hacia los objetos técnicos. Lo que le estamos pidiendo es... que nos comprendan! 

Sí, que nos comprendan. Porque si no lo hacen es nuestro mundo vivido (o parte de él) el que se nos torna incomprensible. Y es que hoy resulta mucho más factible lograr vivir sin un perro que sin algoritmos.

No obstante también es necesario proponer la versión inversa de la demanda: que nosotros los comprendamos a ellos. Al menos comprender porqué no nos comprenden y porqué (si fuera el caso) no los comprendemos.



La Alfabetización procedural, es lo que necesitamos para mejorar el diálogo y ser reflexivos a un nivel metacomunicativo sobre el modo de relacionarnos con los algoritmos.

En eso estuvimos embarcados en el 2014 con Scratch como nuestra nave insignia y lo seguiremos estando en el 2015 bajo la inspiración conceptual/práctica de Seymour Papert, Mitchel Resnick y Ian Bogost... entre otros. 



Me dices loco, 
porque me rio 
cuando debiera tal vez llorar. 
Me dices loco, 
porque he llorado 
cuando era todo felicidad. 


10/29/2014

Aburridos, mutantes y las didácticas autológicas

Les comparto este texto que data del año 2011 el cual creo aún tiene vigencia. Allí se documentan (y se reflexiona) una serie de actividades didácticas realizadas en torno a al texto de Alessandro Baricco "Los bárbaros. Ensayos sobre la mutación" al tiempo que se las conceptualiza bajo la rúbrica de didácticas autológicas.

Espero les sea de utilidad...
 
Blog Widget by LinkWithin
 
clasiar